Megacausa ESMA INICIO EL JUICIO DÍA A DÍA DOCUMENTACIÓN
INICIO CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS

29 08 2013
Cecilia Rodríguez: "El discurso de la memoria es incorporado cada vez por más gente"

El primer trabajo de Cecilia Rodríguez fue en la ex ESMA. Tenía veinte años recién cumplidos, en enero de 2005, menos de un año después de que el ex presidente Néstor Kirchner abriera las puertas del predio y anunciara la creación del Espacio Memoria y Derechos Humanos. Cecilia formó parte del primer grupo de trabajadores que desembarcó en el Espacio, cuando todavía la Marina no había desalojado el predio. Desde ese entonces, desempeñó distintas tareas, y en la actualidad trabaja en la recepción que el Espacio tiene sobre la Avenida del Libertador. En esta entrevista nos relata su experiencia y el recorrido personal durante estos ocho años en el Espacio Memoria.


¿Cómo entraste a trabajar al Espacio Memoria?

Tengo 28 años y entré al Espacio cuando tenía 20, era enero de 2005. Fue mi primer trabajo. De ese grupo inicial, continúan trabajando 16, algunos dependen del Ente Público Espacio Memoria y otros siguen dependiendo del gobierno de la Ciudad. 

Mis funciones fueron en el área de Protección en el turno noche. Trabajaba sábados, domingos y feriados desde las 12 de la noche hasta las 12 del mediodía. Justo después de entrar me enteré de que tenía un familiar desaparecido, un primo hermano de mi papá, Osvaldo Rodríguez, que vivía en Tucumán. También me enteré en ese momento que mi abuela militaba. Yo no sabía nada, no conocía la historia de mi familia. Entonces llegué al Espacio con respeto y además con compromiso. Entrar acá fue algo loco, era un lugar nuevo, éramos los primeros. Además estábamos solos los doce compañeros del turno y aún había algunas dependencias de la Armada en la zona de atrás, separada por vallas que dividían el Espacio en dos. 

¿Cómo fueron esos primeros tiempos en el Espacio?

Mientras estuvieron los militares, la experiencia no fue muy buena. Cuando hacíamos rondines por el predio, los militares nos veían y nos asustaban. Cuando pasábamos cerca de las vallas nos tiraban piedras y hacían como que cargaban los fusiles. Nosotros nos asustábamos mucho y muchas chicas no querían hacer rondines. Todos los edificios estaban destrozados, por eso hoy los están arreglando. La Marina dejó puertas y vidrios rotos, se llevaron las griferías, los artefactos de los baños quedaron totalmente arruinados. No había ninguna necesidad de romper todo así, evidentemente muestra que se fueron de aquí con odio. 

En ese entonces, venir era como entrar a un cementerio. Al principio todo era muy diferente a lo que es ahora. Me sentía perturbada, se decía que había historias extrañas. Se veían sombras, presencias, se escuchaban gritos que no llegaban a ser gritos. Es difícil de explicar en palabras. Los chicos que hacían guardia en el Casino, si llovía, tenían que quedarse adentro, uno en cada punta. Pero se juntaban, porque escuchaban pasos, puertas que se abrían y se cerraban de golpe. Nadie quería saber nada de estar en el Casino. Ahora no, ahora hay otra energía, hay vida.

¿Cómo fue cambiando eso?

De a poco. Llegaron los guías y las primeras visitas guiadas que se hacían los fines de semana. Luego se instaló el Instituto Espacio para la Memoria (IEM); también el Archivo Nacional de la Memoria (ANM); después el ECUNHI y más tarde el Conti. Luego fueron desembarcando los distintos organismos y esto fue creciendo cada vez más. Hoy hay luz, actividades, centros culturales, gente joven, estudiantes de colegios. Hay otro aire, muy diferente al del principio. A mí me gusta estar hoy en el Espacio. Si fuera por mí, no me iría y seguiría trabajando acá. Estoy comprometida con este proyecto, con cómo está cambiando el lugar, cómo se están arreglando los edificios, cómo va entrando gente a conocerlo. Las personas vienen a averiguar qué es lo que se está haciendo, qué actividades se realizan, qué material hay. Es muy lindo. Nosotros los recibimos, les comentamos qué lugares pueden visitar, los invitamos a pasar…

Con el paso de los años, ¿la cantidad de gente interesada en conocer el Espacio fue aumentando? 

Totalmente. Hay un registro del grupo de guías que lo corrobora. Incluso hacemos encuestas a la gente que ingresa y cada vez es más. Entra gente muy conmovida, muy triste y tenemos que contenerlos. Para los que nunca vinieron, es muy fuerte. La Recepción es la cara del predio, uno recibe a todas las personas que entran y a veces hay que afrontar muchas cosas.

¿Te parece que la política de memoria, verdad y justicia fue incorporada por la sociedad argentina?

Estoy muy orgullosa de trabajar aquí. Todo lo que pueda aportar, aunque sea un granito de arena a todo esto, vale. Creo que el discurso de la memoria es incorporado cada vez por más gente. Lo veo por la cantidad de personas que entra al Espacio, cada vez más y solicitando más información. A partir de los talleres del ECUNHI también empezaron a venir muchos vecinos del barrio. Y la verdad es que la gente que entra, se va muy contenta. No se imaginaban la cantidad de actividades que se realizan en los distintos lugares del Espacio. También entra gente a felicitarnos por el trabajo que se hace. Incluso, hay gente de la zona que se siente culpable, que dicen que nunca se dieron cuenta de lo que pasaba aquí adentro; y otros que vienen a contar que sí veían movimientos extraños de autos. Los visitantes conversan mucho con nosotros en la Recepción, sobre todo a la salida. Manifiestan su horror, su sorpresa.

Yo espero que este lugar siga creciendo como lo vino haciendo hasta ahora, que vengan más personas y que se realicen muchas actividades para que la sociedad entera tome conciencia de lo que pasó y de lo que no debe repetirse nunca más.

Por María Freier (para el Espacio Memoria, en comisión desde Télam)




Otros artículos de Opinión

MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS