Megacausa ESMA INICIO EL JUICIO DÍA A DÍA DOCUMENTACIÓN
INICIO CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS

18 05 2018
Entrevista a Alejandra Naftal, directora del Museo Sitio de Memoria ESMA

"Cumplimos tres años de gestión, pero son resultado de 40 años de lucha, de una búsqueda de construcción de memoria en este lugar", señala Naftal. A tres años de creación del museo, aquí habla sobre el libro "La Visita de las Cinco" y la candidatura a Patrimonio de la Humanidad por el Nunca Más. 


Durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983) la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) funcionó como centro clandestino de detención, tortura y exterminio. Su núcleo operativo fue el Casino de Oficiales. En este lugar estuvieron detenidos-desaparecidos cerca de 5.000 hombres y mujeres. Desde mayo de 2015, allí funciona el Museo Sitio de Memoria ESMA. El edificio alberga una puesta museográfica sobre la base de testimonios de las víctimas y documentos históricos de la CONADEP, el Juicio a las Juntas y documentación desclasificada por las agencias del Estado para los juicios ESMA actuales, entre otros archivos.

Entre las distintas actividades que realiza el Museo, se destaca la Visita de las Cinco que se lleva a cabo el último sábado de cada mes a las 17hs. Este sábado 19 de mayo se presentará un libro que reúne crónicas y fotografías de esas visitas. Aquí hablamos con la directora del Museo, Alejandra Naftal. 

 

¿Qué representa que hoy funcione un sitio de memoria allí donde operó el terrorismo de Estado?

El Museo se inauguró el 15 de mayo de 2015 durante la gestión del gobierno anterior. La inauguración es fundamentalmente un acto político,  porque da cuenta de un trabajo de muchos años de debate, pero también de lucha. Desde el comienzo mismo de la dictadura, los organismos de derechos humanos hacen memoria. Cuando las Madres se ponen el pañuelo manifiestan un signo que construye memoria, como acción que recuerda desde el presente. Cumplimos tres años de gestión, pero son resultado de 40 años de lucha, de una búsqueda de construcción de memoria en este lugar. La ESMA es quizás el lugar más emblemático de la represión de la dictadura. Es paradigmático también el sentido de que llegar hasta aquí constituye el resultado de un intenso debate por la propia experiencia de lo que fue este sitio como centro clandestino y por su significado en la búsqueda de verdad y justicia. 

Estos tres años demuestran la existencia de que los argentinos hemos podido hacer un acuerdo básico que significa “Terrorismo de Estado en la Argentina, Nunca Más”. Si bien hay cambios de gobierno, con una democracia donde la población le dijo que no al 2x1 a los genocidas, demuestra que hay cuestiones -con sus debates por cierto- donde no se quiere volver. En este período, el Museo ha sido visitado por más de 300 mil personas, cuyo 32 por ciento son escuelas. En general, una institución cultural necesita al menos cinco años para instalarse, para encontrar un funcionamiento, para estar ser incorporado dentro del imaginario social. Podemos decir que finalizando estos tres años estamos alcanzando estas expectativas. En este tiempo logramos institucionalizar el lugar, crear un sólido equipo de trabajo, una gran labor también a nivel docente. 

De todos modos, y como pasa en muchos lugares del mundo con los sitios de memoria, el apoyo de la sociedad civil es de enorme importancia. Al haber sido un proyecto consensuado y al mismo tiempo realizado con mucho profesionalismo, lo ha situado como un espacio que pudo continuar. La ex Presidenta tuvo la voluntad de entender que este lugar debía contener a todos los argentinos, más allá de sus pertenencias partidarias. Y lo hemos logrado. Por eso vienen a conocerlo personas de distintos lugares partidarios y cuando se van no se sienten de ningún modo agraviados; dado que aquí no se pretende resaltar ningún signo político particular. Acá se pretende denunciar el terrorismo de Estado, porque el objetivo es que se comprendan los usos de los recursos estatales para una práctica ilegal. Resalto en este sentido las palabras de la fiscal general de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, cuando visitó el Museo: “Acá entiendo lo que realmente significa un campo de concentración como herramienta para la práctica sistemática de exterminio de cualquier tipo de oposición”. Este lugar está pensado para denunciar el terrorismo de Estado que existió en la Argentina y para contribuir a desinstalar dentro de nuestra sociedad la teoría de los dos demonios.

El próximo sábado 19 de mayo se conmemoran tres años, en el marco del Día Internacional de los Museos. ¿Qué nos puede adelantar sobre este encuentro?

Este sábado presentamos el libro “La Visita de las Cinco”, que detalla cada una de las visitas realizadas, con crónicas y fotografías. En cada visita convocamos a un cronista, que viene desde distintas disciplinas, para que pueda contar qué le suscitó ese encuentro. 

La Visita de las Cinco se realiza el último sábado de cada mes, en el que tomamos un caso, o un tema o una efeméride. Entonces convocamos a personas allegadas a eso, desde distintas perspectivas, para hacer una visita especial. El público recorre el museo bajo la mirada especial de esos invitados. En abril último conmemoramos los 41 años de la primera ronda de Madres de Plaza de Mayo y ocho mujeres del ámbito de la cultura leyeron fragmentos del libro de Uki Goñi, “El infiltrado. Astiz, las madres y el Buenos Aires Herald”. Las visitas representan una actividad que permite conectar los temas del pasado con los temas del presente. 

¿En qué estado se encuentra la candidatura a Patrimonio Histórico de la Humanidad por el Nunca Más de la UNESCO?

La presentación fue hecha en París por el embajador argentino ante la UNESCO, Rodolfo Terragno. La candidatura ha ingresado en la lista tentativa, gracias a las diversas campañas que se realizaron. Este edificio demuestra un valor excepcional universal, que es lo que exige la UNESCO. Para el mundo de los derechos humanos, la desaparición forzada de personas es un hecho particularmente distintivo de nuestra historia y de la historia de la región; y este proyecto implica eso particularmente. En junio de este año comenzamos a trabajar para finalizarlo en junio de 2020 y poder presentarlo en septiembre de ese año (mes en que se realizan las presentaciones en UNESCO). En estos años tenemos que trabajar con autoridades locales, autoridades gubernamentales, organismos de derechos humanos, organizaciones de la sociedad civil, con el sector académico, con los medios; es decir, debemos construir un corpus de apoyo al proyecto. También tenemos que lograr avales y apoyos de orden internacional, encuentros internacionales, debemos estudiar otros casos internacionales. 

 

Entrevista realizada por María Freier / Agencia Télam




Otros artículos de Opinión

MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS