Megacausa ESMA INICIO EL JUICIO DÍA A DÍA DOCUMENTACIÓN
INICIO CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS

16 05 2017
Pablo Pineau: La educación en la última dictadura cívico-militar en Argentina

Doctor en Educación de la Universidad de Buenos Aires y máster en Ciencias Sociales con Mención en Educación de FLACSO, Pablo Pineau es el coautor y director del libro “El principio del Fin. Políticas y Memorias de la educación en la última dictadura militar (1976-1983)”. Aquí analiza las estrategias de la política educativa instrumentada por la dictadura cívico-militar entre 1976 y 1983. 


Los sectores cívico-militares que ocuparon el poder en Argentina el 24 de marzo de 1976 sostenían que el país se encontraba en crisis a causa de que la sociedad se había desbordado. Por eso se propusieron reordenarla, y para tal no dudaron en ponerse el pomposo nombre de “Proceso de Reorganización Nacional”. Los instrumentos utilizados formaron parte de un proyecto político basado en el estado de sitio, el terrorismo de Estado, la prohibición del accionar de los partidos y sindicatos, la represión de la sociedad, el abuso de poder y la sumisión de la justicia.

Ese reordenamiento político acompañó un reordenamiento económico. Se adscribió a las teorías monetaristas de la escuela de Chicago que privilegian al sector financiero. La apertura de los mercados, el fomento de las importaciones, la progresiva eliminación de los mecanismos clásicos de protección de la producción local y una pauta cambiaria desfavorable se combinaron para dar como resultado un proceso de desindustrialización y concentración económica.

Por supuesto, el registro educativo no estuvo exento de esta situación.

La Dictadura llevó a cabo políticas específicas en el sector que se propusieron modificar algunas lógicas previas y volverlas solidarias al resto de los cambios sociales. Diversos autores han señalado algunos de los elementos constituyentes de las políticas educativas de la época, como su carácter reactivo y autoritario (TEDESCO; BRASLAVSKY; CARCIOFI, 1985), la militarización del sistema educativo (KAUFFMAN; DOVAL, 1997), y la burocratización y verticalización de su estructura administrativa en aras de un mayor disciplinamiento social y la pérdida de la especificidad pedagógica del sistema (TIRAMONTI, 1985).

La renovación cultural y pedagógica de los años 1960 y 1970 había puesto en cuestión los modelos educativos previos provenientes del siglo XIX. Esos años vieron la aparición de nuevos fenómenos como la adscripción a las llamadas teorías “críticas” – que iban desde Illich al reproductivismo – de docentes y pedagogos, la expansión del psicoanálisis, el avance de la psicología social y la dinámica de grupo, de la pedagogía de la recreación, de las nuevas concepciones de infancia, y la publicación de libros de lectura más modernos que propiciaban la lectura comprensiva solipsista. Ya en los 1970 se produjo una mayor radicalización política mediante la sindicalización docente, la campaña de alfabetización Campaña de Reactivación Educativa de Adultos para la Reconstrucción (CREAR), la extensión universitaria y la difusión de la pedagogía de la Liberación. Esta situación fue un importante abono para la Dictadura, sobre todo para quienes añoraban cierto pasado “mítico” de un orden perdido.

Sostendremos en este escrito que la dictadura instrumentó una política educativa basada en dos estrategias. Por un lado, la que podemos denominar la estrategia represiva, coto de los sectores más tradicionalistas, que buscaba hacer desaparecer – con el peso que este término tuvo en esos años – a los elementos de renovación previos presentados en el párrafo anterior, y por otro la estrategia discriminadora, coto de los sectores más tecnocráticos, que buscaba romper los elementos presentes en la escuela pública tendientes a la democratización social mediante la homogeneización: “una escuela única para todos sin importar las diferencias”, y proponer un sistema educativo fuertemente fragmentado por circuitos diferenciados.

 

Leer texto completo aquí.




Otros artículos de Opinión

MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS