Megacausa ESMA INICIO EL JUICIO DÍA A DÍA DOCUMENTACIÓN
INICIO CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS

29 03 2017
Giancarlo Ceraudo y los aviones utilizados en los vuelos de la muerte: “Todos los objetos pueden conservar huellas”

En el marco del Encuentro Internacional de Fotografía y Derechos Humanos “Derechos en foco”, se presentó en el Espacio Memoria el libro “Destino final”, sobre la investigación del fotógrafo italiano Giancarlo Ceraudo junto a la periodista Miriam Lewin sobre los “vuelos de la muerte” de la última dictadura.


 

El libro de también incluye imágenes de Ceraudo sobre sus recorridos por ex centros clandestinos de detención, asistiendo a las audiencias de los juicios de lesa humanidad, acompañando las marchas y actividades de los organismos de derechos humanos. 

 

¿Cómo nace la investigación sobre los “vuelos de la muerte”?

Tuvo muchos pasos y las sensaciones que me produjo son muy complejas. Fue impresionante, lleno de coincidencias y sincronías. Círculos extraños. Todo era muy raro. Y es muy raro. Incluso hasta la relación que establecí con Miriam Lewin, que es increíble. Soy romano y desde muy pequeño estuve relacionado con el pasado, porque Roma es una ciudad muy antigua. También me gustaban mucho los aviones. Soy una persona que no se toma nada demasiado en serio, paradójicamente esto es lo que me permite hacer cosas muy serias, pero de manera más liviana. Me gusta relacionarme directamente con las cosas, no me gusta la gente que se construye por lo que hace, a mi me gustan las personas por lo que son. En mi caso, la fotografía es algo que viene por detrás, primero tengo que saber registrar. Primero va mi persona y luego la fotografía. 

¿Cuál fue el primer motivo por el que vino a la Argentina?

Vine en 2001 para cubrir la crisis económica para varios medios italianos. Todo el tiempo me topaba con la historia de los desaparecidos. Comencé a recorrer centros clandestinos de la dictadura y comencé a hacerme preguntas, especialmente sobre los vuelos y qué había pasado con esos aviones. Luego hablé con Enrique Piñeiro (cineasta y ex piloto), quien me apoyó porque le parecía una propuesta lógica. Luego a través del periodista Joe Goldman conocí a Miriam, a quien apenas le hice el planteo me respondió “dale, lo hacemos”. Comenzamos a buscar la información y así nació esta investigación. 

¿Cómo fueron los primeros pasos?

La historia se fue armando sola. Tuve la idea de buscar los aviones, porque en el exterior el tema de los vuelos de la muerte tenía una gran trascendencia. Había visto la película de Marco Bechis, “Garage Olimpo”, y luego comencé a leer mucho sobre la dictadura. Cuando vine a la Argentina por primera vez aún regía la ley de Punto Final, yo tenía mucha curiosidad de saber y encontrar esos aviones. Para mi todas las cosas pueden conservar huellas. Y por eso quería encontrar esos aviones. Como dice Enrique Piñeyro, los nazis tuvieron hasta más precauciones para guardar las pruebas, pero acá el poder absoluto que creían tener los militares les dio un grado de impunidad tremendo. El poder enceguece y se pierde el sentido de la realidad, los militares se creían dioses. Cuando se tiene el poder absoluto también se pierde la atención y se cometen muchos errores. Ahí es donde se encuentra esa falla y se pueden ir encontrando las huellas. Es la historia del mundo. La verdad surge después de un tiempo; y la historia misma se encarga de juzgar. Por ser extranjero, fui un privilegiado, en el sentido que podía ver detalles que quizás quienes estaban aquí no lo podían hacer, incluso los compromisos son diferentes. 

¿Cuáles fueron los descubrimientos que hicieron?

Encontramos los Skyvan que habían sido utilizados por la Prefectura Naval. En Luxemburgo, Gran Bretaña y en Fort Lauderdale (Florida, Estados Unidos). Este último aún está siendo utilizado para el transporte de mercaderías desde el sur de Florida a las Bahamas. Junto a este avión de Fort Lauderdale, estaba la documentación con la ficha técnica de todos los vuelos que había realizado en su historia: destino, días y horarios, nombre de los pilotos. Todo esto está en juicio. Y los pilotos están presos porque fue un “encaje fatal”, es decir que se encontraron los cuerpos y coincidían las fechas. Como explicó Maco Somigliana (Equipo Argentino de Antropología Forense) se pudo comprobar con la documentación estricta de ese vuelo, que fue en el que se arrojó al mar al grupo de la Iglesia de la Santa Cruz. Ante este dato, la Fiscalía argentina solicitó entonces a la Prefectura Naval todos los registros de vuelos realizados con unidades que permitían arrojar carga en vuelo. Si bien el registro completo con fecha segura está en ese vuelo que explicamos, en las planillas de los otros vuelos aparecen un montón de cosas rarísimas, con diez o veinte vuelos extraños. Todas las planillas están a disposición de los fiscales, pero no tienen fechas, ni nombres, lo cual no es aún una prueba, porque no se han encontrado otros cuerpos. El caso que contamos fue único.

¿Cómo lograron encontrar ese avión?

Lo rastreamos por internet y así lo localizamos en Fort Lauderdale. Allí fue vendido por la Armada Argentina. Uno investiga con información previa, se sabía que usaban los Skyvan. Eran cinco y cada uno tenía su número de matrícula. Por cada matrícula fuimos obteniendo información, toda la historia de cada avión. Y si está volando, te lo muestra. Así llegamos al de Fort Lauderdale, que aún vuela. Los jueces terminaron pidiendo todas las planillas de vuelo a la Prefectura. Los objetos son testigos. 




Otros artículos de Opinión

[+] 
[+] 
[+] 
[+] 
[+] 
[+] 
[+] 
[+] 
MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS