<< VOLVER CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS
Cómo participar del juicio

Las audiencias son orales y públicas. Si sos mayor de 16 años, ingresás acreditándote con tu DNI, cédula o pasaporte en la Sala AMIA. Tribunales de Av. Comodoro Py 2002, Retiro.


04 10 2017 | ULTIMAS PALABRAS
"Nunca voy a pedir perdón", afirmó el genocida Astiz

Este miércoles comenzaron las palabras finales de los imputados. Los primeros en hablar fueron Martínez Pizarro, Cavallo y Astiz. 


La escuela va a los juicios

El tribunal hizo lugar al pedido de dos defensas, la del abogado particular Guillermo Fanego y la defensora oficial Rosana Marini, para “desalojar” la sala de personas menores de 18 años de edad, en lo que significa un cambio de criterio inédito a lo que venía sucediendo hasta el momento en la tercera etapa de la Megacausa ESMA.

De este modo, debieron retirarse de la sala los y las estudiantes que participan en el programa La escuela va a los juicios, una iniciativa del Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA) que se organiza desde 2014 y que cuenta con la declaración de interés de la Legislatura porteña y del Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Pese a la oposición de la fiscalía y en contra de la Acordada 806/2013 de la Cámara Federal de Casación Penal, Daniel Obligado, presidente del tribunal, invitó a retirarse a todas aquellas personas que no tuvieran 18 años.

Rogelio José Martínez Pizarro 

El primero en dar sus palabras finales fue Martínez Pizarro, quien se desempeñó como médico e integró el G.T. 3.3/2. Desde enero de 1977 hasta marzo de 1978 estuvo a cargo del consultorio N° 3 de la ESMA. Se lo imputa como coautor de los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada por la condición de funcionario público; imposición de tormentos con el propósito de obtener información o quebrantar su voluntad, agravados por haber sido cometidos en perjuicio de perseguidos políticos y por haber resultado la muerte; sustracción, retención u ocultación de menores de 10 años de edad y como partícipe necesario del delito de homicidio agravado. Martínez Pizarro está acusado por más de 300 casos y no tiene condena previa.

En su exposición, Pizarro negó su participación en los hechos que se le imputan y afirmó que su intervención en el Grupo de Tareas no ha sido probada. Además, dijo que su imputación se trata de un error de identificación. Acusó a la fiscalía de no ser objetiva y de mentir durante el proceso judicial. También aseveró que se logró que los testigos distorsionaran su memoria.

“Hablamos de una media verdad con muchas mentiras”, indicó Pizarro en la parte final de su alocución.

Ricardo Miguel Cavallo

Fue el segundo en hablar. Durante el terrorismo de Estado integró el Grupo 3.3.2 de Tareas, desde el sector “Inteligencia”. Luego, estuvo prófugo en México, donde vivió con una identidad falsa. En el año 2000, el juez español Baltasar Garzón pidió su extradición a España para ser juzgado. Mientras Cavallo estaba preso en España, en la Argentina se declararon nulas e inconstitucionales las Leyes de Punto Final y Obediencia Debida por lo que en 2008 fue extraditado a la Argentina para ser juzgado por el Poder Judicial del mismo país en el que cometió sus crímenes. Fue condenado en 2011 a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad y actualmente cumple su condena en el Penal de Marcos Paz. 

En este juicio, Cavallo está imputado por los casos de más de 100 víctimas, acusado de los delitos de coautor de la privación ilegal de la libertad y la aplicación de violencia, partícipe necesario de homicidios, retención, sustracción y ocultación de menores de 10 años de edad, delitos agravados por su condición de funcionario público.

En su intervención, Cavallo reiteró lo que considera su inocencia en los “supuestos hechos” que se le imputan y también acusó a la fiscalía por falta de objetividad. Al igual que Pizarro, aseveró que los testimonios han sido “coordinados y reconstruidos”. Aclaró que tienen razón aquellos que hablan de “juicios de venganza”, ya que la justicia no se aplica a favor de los imputados.

Alfredo Ignacio Astiz

Integró el Grupo de Tareas 3.3.2 de la ESMA en el sector de “Inteligencia”. El 26 de octubre de 2011 fue condenado por primera vez en la Argentina. El Poder Judicial lo sentenció a la pena de prisión perpetua. Cumple su arresto en el pabellón de lesa humanidad del Penal de Marcos Paz. En 2008, la Corte de Apelaciones en lo Penal de Roma lo había condenado a prisión perpetua en ausencia junto a otros cuatro represores. 

Actualmente, está siendo juzgado por los casos de más de 300 víctimas. Está acusado de los delitos de privación ilegal de la libertad, aplicación de tormentos, homicidio, retención, sustracción y ocultación de menores de 10 años de edad, delitos agravados por su condición de funcionario público.  

Astiz inició sus palabras con una frase de Voltaire y se negó a reconocer a “este ilegítimo tribunal, a esta ilegítima fiscalía y a este ilegítimo juicio”. Tampoco consintió “a los abogados que le fueron impuestos” y describió que la “ilegal y encarnizada persecución” del “terrorismo judicial” que resulta “en la muerte de los camaradas constituye un delito de lesa humanidad”. Afirmó que no se defiende porque no reconoce a este acto como un juicio y, como suele hacer, no reconoce a estos tribunales como sus “jueces naturales”, ya que como estaban “en guerra, deberíamos ser juzgados por el código de justicia militar por los supuestos hechos”.

Este imputado superó los 40 minutos dispuestos por el tribunal para las palabras finales de cada acusado y habló durante más de una hora. Desarrolló el concepto de “guerra sin tiempos”, en el que la guerra contra el “terrorismo” nunca se gana y lo que se van sucediendo son distintas batallas. Desligó de culpa a las Fuerzas Armadas y de Seguridad que se vieron “obligadas” a responderles a los “terroristas”.

También se refirió a los procesos judiciales por delitos de lesa humanidad como “juicios de venganza” y que la verdadera razón para estos es “destruir y quitar poder a las Fuerzas Armadas por la derrota sufrida durante los 70”. Aseveró que estos juicios se comenzaron por “la presión de Néstor Kirchner sobre la justicia” y afirmó que estos juicios son “una estrategia de la guerra sin tiempos”. Asimismo, se refirió a los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner como dictaduras y a los organismos de derechos humanos como “pequeños y molestos grupos residuales”.

Astiz también acusó a la “ilegítima fiscalía” de “ignorar la cosa juzgada” y por su “mendaz desempeño”, y alegó que son víctimas de un “linchamiento”.

“Estaba convencido cuando luchaba contra el terrorismo. (…) Nuestro éxito en la guerra contra el terrorismo se debió a la organización basada en la disciplina de forma y de fondo”, dijo. “Nunca voy a pedir perdón por defender a mi patria”, aseguró. Y finalizó con una frase de Platón: “La peor forma de injusticia es la justicia simulada”.

Próxima audiencia

Las palabras finales de los demás imputados continuarán el miércoles 11 de octubre desde las 9:30 horas en los Tribunales Federales de Av. Comodoro Py 2002, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 



de los procesados son juzgados por los "vuelos
de la muerte"
son las víctimas de los crímenes de lesa humanidad incluidas en la causa
testigos declararon. Y se incorporaron parte de los testimonios del juicio anterior.
MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS